La ETSIAE, una de las sedes elegidas para el reto de ingeniería concurrente de la Agencia Espacial Europea

|   Estudiantes

Alumnos del Máster Universitario en Ingeniería Aeronáutica (MUIA) participarán en el Concurrent Engineering Challenge 2018 de la Agencia Espacial Europea (ESA), que se celebrará simultáneamente en la ESA Academy, la Universidad de Delft, la Universidad de Lulea y la UPM.

Del 22 al 26 de octubre, el Centro de Cálculo de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio (ETSIAE) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) se convierte en un Centro de Diseño Concurrente (CDF) para albergar un reto espacial propuesto por la Agencia Espacial Europea (ESA).

Los alumnos de la asignatura “Ingeniería de Sistemas y Diseño Preliminar de Vehículos Espaciales” del Máster Universitario en Ingeniería Aeronáutica (MUIA) tomarán el papel de ingenieros trabajando en equipo en una misión espacial. En el Concurrent Engineering Challenge cubrirán las siguientes áreas: estructuras, configuración, potencia, mecanismos, sistemas de control térmico, de actitud y de órbita, propulsión, análisis de trayectoria y manejo de datos.

Para lograr los parámetros de la misión se trabajará bajo el procedimiento de la ingeniería concurrente, un método de diseño en el sector espacial que se caracteriza por que todos los subsistemas se diseñan simultáneamente y los especialistas de todas las disciplinas involucradas trabajan en sesiones conjuntas en una instalación específica que permite que interactúen en tiempo real, ya que las soluciones que se van proponiendo en un área pueden incidir y afectar a otras. Esta forma de proceder es muy eficiente porque permite identificar antes los errores y reducir el tiempo de diseño, pero a la vez supone un desafío para los implicados.

Para la inmersión en este ejercicio que simula el diseño conceptual de una misión real, los alumnos contarán en la sala con un ingeniero de sistemas responsable, que en la UPM será Juan Manuel del Cura, profesor asociado de ETSIAE y director de proyecto en la empresa de ingeniería y tecnología SENER, con amplia experiencia en este tipo de trabajo. También colaborarán José María Fernández y Demetrio Zorita, también ingenieros de sistemas de proyectos espaciales en SENER y profesores asociados de la unidad docente de Vehículos Espaciales y Misiles. Esto demuestra la apuesta de SENER por este reto, que ha dado su apoyo a esta actividad que permitirá que los 20 alumnos participantes de la UPM puedan familiarizarse con la ingeniería concurrente, conocer sus beneficios y al mismo tiempo aprender cómo la ESA evalúa la viabilidad técnica y financiera de las misiones espaciales que desarrolla.

La catedrática de la UPM, Ana Laverón Simavilla, coordinadora de la asignatura, recuerda la importancia de aprender diseñando misiones espaciales tal y como se hace en el sector: “en la asignatura siempre proponíamos un trabajo en equipo para diseñar una misión a partir de requisitos reales donde cada alumno adoptaba un rol como especialista en el análisis de misión o en uno de los subsistemas; este curso, haremos algo similar pero concentrando el trabajo en clase en una semana y usando la herramienta de diseño concurrente de la ESA”. E insiste en la finalidad formativa de este reto: “trabajar con la herramienta de diseño concurrente de la ESA y poder colaborar con estudiantes de otras universidades que estudian también ingeniería aeroespacial es muy interesante. Además tener que exponer el avance de su trabajo al resto de equipos y hacerlo en inglés será un reto adicional para ellos”.

Este plano formativo se extiende más allá y Pablo Salgado, estudiante de doctorado de la ETSIAE, que actuará como personal de apoyo durante el challenge, ha sido el encargado, junto con personal del Centro de Cálculo, de instalar y poner a punto la herramienta de trabajo en el aula de informática de la ETSIAE, que quedará para futuro uso en docencia e investigación y también ha participado en la definición de la misión y las reuniones con la ESA. “Queremos agradecer a Pablo el esfuerzo y trabajo que ha dedicado a esta actividad y de la puede aprender mucho mientras prepara todo lo necesario para que sus compañeros de máster puedan aprovechar al máximo la actividad”, explica Ana Laverón Simavilla.

Colaborar en vez de competir
Concurrent Engineering Challenge 2018 tendrá cuatro sedes simultáneas. Por un lado, un grupo de estudiantes que estará en la ESA Academy (Bélgica), y por otro, universitarios en Lulea University of Technology (Suecia), Delft University of Technology (Países Bajos) y en la Universidad Politécnica de Madrid. Pero este reto no está planteado como una competición, sino como un ejercicio de colaboración. Se comunicarán todos los días mediante videoconferencia para exponer cómo están avanzando en el diseño de la misión.

La ESA es consciente de que “el liderazgo de Europa en el espacio depende de su capacidad para seguir desarrollando satélites de categoría mundial. Para ello, es necesario formar a una nueva generación de científicos espaciales”. Así lo resaltaba la agencia espacial europea al lanzar este reto y desde la UPM recogemos el testigo para que nuestros estudiantes “ingenien el futuro” de las misiones espaciales.


Volver